Mi primer Árbol

Un día, los niños de una escuela me preguntaron: Inawinapi, ¿cuando sembraste tu primer árbol?… Y en respuesta les narré la historia del arbolito que se sembró “conmigo”; es la historia del arbolito que bebimos y se multiplicó en alegrías, en vidas, en palabras, en otros árboles….un árbol fecundo…en un árbol de palabras, de gestos, de sueños, de amores, de vida….!

Nací en una isla en el mar caribe, en la isla de Ustupu, en Kuna Yala, (Panamá) donde vivimos los indios Kuna, los Kunas viven en islas (un archipiélago de 366 islas), otras familias kunas también viven en el bosque tropical…en tierras bañadas de grandes ríos …

Cuando en una aldea Kuna nace un niño, la partera, la abuelita, entrega al padre o al acompañante, la placenta del crío, ellos irán al bosque, a la floresta a sembrar una semilla de un árbol frutal, una bananera, y la placenta sirve de abono. Se siembra todo junto de esta forma la Madre-Tierra acoge, (siempre generosa), un pedacito del nuevo ser, la sangre de la madre, frutos de la tierra y…las palabras y cantos…de los comuneros ya que estarán siempre a hablar, a conversar con la semilla, con la placenta, con la tierra, con el agua…con el propio acto…!

Pasaran días, semanas, meses, muchas lunas, y el tiempo en que la planta crece, en que la bananera crece, cada vez que pase alguien, un comunero, o un visitante conversa con el arbolito, lo cuida, le desea buena vida, buenos frutos….porque dicen los kunas, que las palabras son importantes para que las cosas vivan, para que los seres se alegren….y como todo ser vivo, es con mucho respeto y cuidado que este árbol va creciendo.. no solo de agua y de sol, de abonos viven los árboles; ellos necesitan de la palabra y de los gestos dulces de los hombres y de las mujeres….y crece “alimentándose” de palabras y de agua, de sol y tierra…!

Llegado el día de cosecha…la bananera y sus frutos, serán llevados a la aldea y en la casa del recién nacido se preparará un jugo de frutas, “madun” le llaman los Kunas (bebida hecho de plátano y cacao) ….se invitarán a todos los niños de la comunidad, para que beban este jugo de banana, la primera ceremonia en honor del nuevo habitante.

Con este acto sencillo, simple, los Kuna celebramos y agradecemos a la TIERRA y sus frutos, celebrando y agradeciendo su fecundidad y le cantamos que continúe generosa y bella, celebrando la fuerza de la Mujer y su Alegría, sobre todo celebrando la amistad y la solidaridad de la comunidad con la nueva familia y de la comunidad consigo misma…!

Así fue lo que pasó con el primer arbolito que sembré, sembrándome también, y cómo lo bebimos y lo compartí con mis amiguitos y con mi aldea., , y de esta forma, en el cuerpecito de mis amiguitos, viajaban mi sangre y la de mama, viajaban las palabras “pegadas” de los amigos que durante este tiempo todo cuidaron al arbolito….y eso hace de mi y de nos, más habitantes de la TIERRA, de sentirlo muy dentro…y capaz de sentir sus dolores cuando la maltratamos…

Hoy todo eso me habita, me vive, y yo habito en los otros también, y quería compartir esta historia con Uds. , amiguitos de una misma Tierra, generosa, aunque a veces triste, cuidémosla, porque así nos cuidamos todos…!

Vuestro amigo, Inawinapi, de la tribu de los Kuna de Panamá.

Hoy Día de la Tierra, según el calendario de los mayores (pero diario, en el calendario de las ternuras)

volver a Crónicas

Todavía no hay comentarios.

Haga su comentario:

Amigos & Links

Blog – Diario de viaje

volver arriba