Biografía

cebaldito01_1ano

Mis Nacimientos

“Nacemos varias veces, nacer sin fin, exorcizando a la muerte; mi primer nacimiento fue en una isla, otros fueron en otras pieles, en otros aromas, en otros territorios…”

Mi primer nacimiento fue en Usdup, una de las 366 islas que conforman el Archipiélago Kuna, allí fui recibido por alegres parteras y mis abuelitas, entre el humo de cacao y los cantos tradicionales, como reciben a todos los niños dules. Mamá, la maestra de la aldea, tenía su primer crío, y papá, maestro también en la aldea vecina – Ogobsucun – sembró en compañía de sus amigos, mi placenta y el cordón umbilical en el generoso bosque, en la selva al frente de la isla, alimentando tierra y árboles.

cebaldito02

Crecí entre los libros y cuadernos de mis padres, y las carcajadas de mis tias, entre las historias y cuentos de mi Tio Fred, el cantor de “blues” y poeta – pescador, mi primer cuentacuentos y que me regaló los primeros colores de la vida, Tio Fred era ciego.

cebaldito03_1956

Y las terapias de mi abuelo Federico – joven guerrillero de los dramáticos y fundacionales dias de 1925, cuando el pueblo Kuna creó una Republica Independiente – sin embargo mi abuelo nunca me habló de rabias, de venganzas, de odios, al contrario, su lenguaje fue el de las plantas y las terapias, de la ternuras y los Nuchus, fue un extraordinario medico, y cada verano, por lo menos durante un mes, me sometía a sus cuidados: flores, agua fresca del generoso rio Abudi, plantas especiales, cortezas de árboles, cantos mágicos, humitos de cacao, todo junto para mis baños medicinales, y de alimentos solo frutas y peces del mar kuna, para las terapias del cuerpo y del alma…..hasta mis 16 años, cuando se me fue, a cruzar los ríos sagrados para la Patria final, sembrándose, en el bosque que tanto amó.

cebaldito04_5anos

Y tenía en mi isla mágica, la complicidad y amistad de mis amigos, tantos amigos y amigas. Toda la isla era nuestra casa, nuestro patio el mar, y la ternura y los ojos atentos de los habitantes de la aldea. Si estaba cansado de los juegos, si tenia sed o hambre, o simplemente quería descansar o escuchar una historia, entrábamos en la casa mas próxima. Y seguro que en otro extremo de la isla, eso también ocurría.

cebaldito05_1964

Años después me recibió otra aldea mayor, inmenso, sensual a veces furioso; mi ciudad de Panamá. Nuevas experiencias, nuevos nacimientos.

cebaldo_y_kunas

Amigos & Links

Blog – Diario de viaje

volver arriba